El acto de decidir

Hace algunos años, cuando quién escribe estaba estudiando, tuvimos una materia centrada en un simulador de negocios, donde se formaban equipos y competían entre sí. Nuestro equipo tuvo, de parte del docente de turno, el pomposo nombre de Dream Team (a propósito, el docente era Alain Mizrahi, el director de Grupo Radar). En el equipo, había 2 personas que en general hacían valer sus opiniones con fuerza. Muchas veces, en épocas estudiantiles, la personalidad es un atributo que pesa en esas instancias. La clave era tomar decisiones. El simulador estaba construido para que las decisiones no fueran simples o intuitivas, había que combinar muchas variables. En dicho grupo, como los “líderes” no se ponían de acuerdo, optaron por tomar cada decisión haciendo un promedio. Por ejemplo, si alguien decía que el precio debía ser $ 20 y otro $ 10, se optaba por el camino del medio, $ 15. Así con todas las deciciones. Pequeño problema se presentó cuando el equipo, a falta de 2 semanas para terminar, ocupaba el último lugar del ranking. ¿Qué pasaba con este Dream Team?. Sin duda, no comprendimos una de las claves de la toma de decisiones. Cuando uno no logra imponer su posición en una decisión empresarial, es preferible que “triunfe” la del que piense distinto, por un par de razones: esa otra posición, tiene un sustento y la otra,  la posición del medio, no la apoya nadie.Accede a 30 minutos de asesoramiento sin costo agendando aqui

Artículo anterior
Artículo siguiente
SHARE

balseiro

5 comentarios en «El acto de decidir»

  • alfredo
    14 julio, 2010 a las 2:56 pm

    Pregunta, ¿no debería ser que triunfe la que tiene más adeptos?

  • Pablo
    14 julio, 2010 a las 12:24 pm

    En lo único que soy extremista en la vida es en creer en la democracia. En las decisiones empresariales no aplicaría esta herramienta. Creo que tiene que haber buenas razones, sustentadas en estudios, que permitan sustentar una decisión. Elegir un precio por promedio entre 2 cifras bien fundamentadas es un error

  • Carolina
    20 julio, 2010 a las 5:57 pm

    Hola! Este post me hizo pensar en los problemas que pueden surgir frecuentemente en la toma de decisiones en equipo. Estoy de acuerdo con que elegir una posición intermedia frente a dos posiciones bien fundamentadas no es correcto… pero tampoco estoy de acuerdo con "ceder" a la posición del otro si yo creo firmemente en que mi posición también tiene validez. Creo que, en esos casos, habría que negociar exponiendo los intereses en común y no plantarse en posiciones inamovibles, porque eso lleva a que la única manera de acercar las posiciones sea una especie de regateo.

  • pbalseiro
    20 julio, 2010 a las 11:48 pm

    Yo fui uno de los protagonistas del post. Después de esa experiencia (que por suerte fue en el mundo académico) siempre defendí la otra posición si la mía no triunfaba. En el mundo emrpesarial no hay recetas, pero creo siempre en la cuota de verdad del que piensa distinto. Gracias por tu aporte !!

  • Guaranteed FB Fans
    14 diciembre, 2010 a las 8:07 pm

    Trackback…

    […] I found your entry interesting thus I’ve added a Trackback. […]…

Deja una respuesta

No se publicará tu dirección de correo electrónico. Los campos obligatorios están marcados con *.

Puedes usar estas etiquetas y atributos <abbr title="Lenguaje de marcas de hipertexto">HTML</abbr>: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

VOLVER ARRIBA

Contactanos

Dirección: Torre de los Profesionales – Yaguarón 1407 Of. 613 Montevideo, Uruguay.

Teléfono: (+598) 2901-2615

WhatsApp: (+598) 099559994

consultoria@marketing.com.uy

Entradas recientes